conocimiento, reflexiones
y miradas sobre la ciudad


r e v i s t a  d i g i t a l
aparece el primer lunes de cada mes

AÑO 6 - NUMERO 61 -Noviembre 2007

> EDICIONES ANTERIORES     

Todos Autor Sección
Título Subtítulo Ciudad
Número Revista
 > SUMARIO
Concurso de Café de las ciudades

Buenas y Malas Prácticas Urbanas 2007

Fotos prohibidas - Kuala Lumpur - Beijing - Singapu - Centro de Santiago - Kavanagh - Water-Taxi - Parque Alem - ABL porteño


Continúa la recepción de propuestas de Buenas y Malas Prácticas Urbanas para el Concurso ByMPUs ’07 de café de las ciudades. Pueden ser enviadas hasta el 15 de noviembre a [email protected], acompañadas de una breve fundamentación y al menos una fotografía. Las propuestas pueden corresponder a cualquier ciudad de mundo, en cualquier época de su historia (la organización se reserva el derecho de categorizar a determinadas prácticas como "históricas", diferenciándolas de las prácticas más actuales o contemporáneas) y pueden implicar hechos físicos, sociales, culturales, económicos, etc., o su combinación; deben ser presentadas por una persona o grupo de personas debidamente identificados.

Este año hemos incorporado una "competición" paralela para determinar cuáles son los mejores, o más influyentes, o más recomendables libros escritos sobre ciudad y urbanismo a lo largo de la historia, habiéndose iniciado ya la compulsa con la propuesta de El Derecho a la Ciudad, de Henry Lefebvre, de 1967.

Propuestas ByMPUs 2007:
  • ¿Por qué no podemos sacar fotos?

Propuesto como mala práctica urbana por María Cecilia Chiappini, estudiante de Arquitectura y Urbanismo.

Esta pregunta surge luego de un viaje arquitectónico a Buenos Aires, que terminó en frustración académica: Somos estudiantes de arquitectura; estudiamos, proyectamos, consultamos revistas disciplinares, leemos libros temáticos, imaginamos edificios, soñamos arquitectura, pero cuando finalmente nos aventuramos a conocerlos... no podemos. No podemos sacar fotos, en el mejor de los casos; en la mayoría, no podemos siquiera contemplarlos sin ser abordados por guardias, porteros, encargados: "¿Qué hacen? ¿Qué quieren? ¿Qué pretenden?". Somos aspirantes a arquitectos, tenemos derecho a contemplar las obras que nos anteceden. "¿Cómo que quieren ver el edificio? ¿Para qué quieren sacar fotos? ¿Qué piensan realmente hacer con ellas?". Edificios públicos, privados, instituciones, museos, universidades, obras patrimoniales, proyectos nuevos, históricos, publicados, anónimos, todos bajo el mismo velo de protección privatista.

Argumentos: "sólo los dueños tienen acceso, solo los compradores tienen acceso"; no vaya a ser que algún visitante casual se decida por convertirse en dueño, por comprar, en ese mismo momento. Cuando se trata de torres o instituciones privadas esta tendencia llega a sus límites; los espacios de transición, altamente diseñados, que se abstienen de rejas o trabas físicas, finalmente las materializan exacerbadamente con sistemas de seguridad privada. Visto en términos prácticos, el acceso controlado no generaría demasiados inconvenientes, no representamos una demanda masiva, no produciríamos invasiones incontrolables. No pretendemos el acceso a los espacios íntimos de nadie, ni mucho menos entrometernos en sus vidas, tampoco planeamos un atentado, ni somos piratas. Solamente queremos disfrutar un poco más de los edificios, de sus partes más públicas, que sí fueron concebidas; edificios que se supone debemos asumir como paradigmas; obras que deberían enseñarnos, ayudarnos a desarrollar espíritu crítico, obras que merecen ser vividas, apreciadas, experimentadas, ya que para eso fueron, frustradamente, concebidas.

En el fondo quizá esto nos hable y evidencie aquellos procesos paralelos que reinan en nuestras ciudades y espacios; quizá por ahora éstas sean las únicas lógicas imaginables.

MCCh

Voto a la restricción de relevamientos fotográficos de edificios y espacios significativos como mala práctica urbana

 

  • Forestación de calles y gestión del tránsito vehicular en Singapur

Propuesto como buena práctica urbana por Virginia Laboranti

Separan el tránsito vehicular del peatonal con parquización. Nadie cruza la calle por donde no debe. Cada auto tiene un chip que se activa al entrar a la ciudad. De esta manera se abona el mantenimiento de las calles, parques y plazas. También es una buena práctica urbana forestar las calles de una ciudad.

VL

Voto a la forestación de calles y gestión del tránsito vehicular en Singapur como buena práctica urbana

 

  • Viviendas estatales para dos generaciones en Singapur

Propuesto como buena práctica urbana por Virginia Laboranti

Este es un ejemplo de lo que está haciendo el Instituto de la Vivienda de Singapur. El gobierno construye viviendas para la gente de recursos bajos y medios, en las que pueden vivir dos generaciones.

VL

Voto a las viviendas estatales para dos generaciones en Singapur como buena práctica urbana

 

  • Monoriel en Kuala Lumpur

Propuesto como buena práctica urbana por Virginia Laboranti

Transporte público en Malasia: monorail en el centro de la ciudad.

VL

Voto al monorail deKuala Lumpur como buena práctica urbana

 

  • Parque con piscina pública para niños en Kuala Lumpur

Propuesto como buena práctica urbana por Virginia Laboranti

Está ubicada en un parque frente a las Torres Petronas que diseñó Cesar Pelli..

VL

Voto a la piscina pública para niños de Kuala Lumpur como buena práctica urbana

 

  • Bancos de plaza en Beijing

Propuesto como buena práctica urbana por Virginia Laboranti

Bancos cómodos en plazas y parques para descansar, disfrutar de la sombra y ¿por qué no?, dormir una siesta

VL

Voto los bancos de plaza de Beijing como buena práctica urbana

  • Política de Renovación Urbana del Centro Histórico de Santiago de Chile.

Propuesto como mala práctica urbana por Alejandro Gana N. (Licenciado en sociología, Universidad de Chile, Asesor Departamento de Desarrollo Habitacional, I. Municipalidad de Valparaíso, Chile).


La construcción de edificios no está relacionada a ningún tipo de planificación en cuanto a alturas y usos de suelo, ni tampoco en cuanto a la vocación urbana de los barrios de la comuna. Se construye en los terrenos vacíos o construidos sin criterio de localización. Se han destruido (demolido) un número importante de construcciones patrimoniales, estén o no en condiciones de deterioro estructural. Se ha generado una oferta habitacional para estratos socioeconómicos más altos de los que históricamente han habitado el centro histórico; para habitantes temporales, población flotante, y hogares unipersonales. La expulsión de la población histórica diluye la cultura del sector, y refuerza los procesos de segregación y desintegración urbana, que ya son intensos en la ciudad de Santiago.

(ver la presentación completa en el número anterior)

AGN

Voto a la Política de renovación urbana del centro histórico de Santiago de Chile como mala práctica urbana

 

  • El Edificio Kavanagh en Buenos Aires.

Propuesto como buena práctica urbana por Mario L. Tercco.


La banalidad de las torres que se están construyendo en Puerto Madero hace más evidente la calidad urbana del gran rascacielos de Buenos Aires: el edificio Kavanagh, frente a la Plaza San Martín. Han pasado 70 años desde su construcción; una feliz coincidencia aunó la voluntad rentística de una señora de la oligarquía argentina, doña Corina Kavanagh, la habilidad eclecticista del estudio de arquitectura Sánchez, Lagos y De la Torre, y un terreno excepcional (en el borde entre la cuadrícula fundacional de la ciudad y la barranca costera que sacude la llana monotonía pampeana).

(ver la presentación completa en el número anterior)

MLT

N. de la R.: debido a su antigüedad, esta propuesta se considera dentro de la categoría de Buenas Prácticas Históricas.

Voto al Kavanagh de Buenos Aires como buena práctica urbana histórica

 

  • Water - Taxi neoyorquino

Propuesto como buena práctica urbana por Laura Zapata Valeije (Gobernador Baigorria)

La implementación de éste transporte público aminora los contratiempos del tránsito urbano, que no son privativos de nuestras ciudades. El "water-taxi" traslada hasta 15 pasajeros desde Long Island a Manhattan en 5 minutos (cronometrados) El mismo recorrido en auto por el puente (al fondo de la foto) tardaría media hora, en condiciones normales.

(ver la presentación completa en el número 59)

LZV

Voto al water-taxi de Nueva York como buena práctica urbana

 

  • Ocupación indebida en el Parque Alem de Rosario

Propuesto como mala práctica urbana por Raquel García Ortuzar, Rosario

Acá en Rosario se habla mucho de patrimonio pero, lamentablemente, se refieren solo a los edificios. El diseño de los parques y de las plazas no es considerado patrimonial. Se podrían dar muchos ejemplos pero hoy me refiero a la ocupación con un bar de uno de los templetes del Parque Alem. Ver fotos y otros datos en mi blog.

RGO

Voto a la ocupación indebida del Parque Alem como mala práctica urbana

 

  • Aumento del ABL porteño

Propuesto como buena práctica urbana por Carmelo Ricot

 

El porcentaje de la recaudación por Alumbrado, Barrido y Limpieza (que es en la práctica el impuesto predial de Buenos Aires) cayó en una década del 20 al 10% de los ingresos totales de la Ciudad. Esto se debe al desfasaje de las valuaciones fiscales respecto a los precios reales de mercado, y beneficia especialmente a los barrios más ricos. Es uno de los resultados del extraño progresismo porteño, tan afecto a las manifestaciones epidérmicas de corrección política como a la realpolitik más reaccionaria cuando se trata de no afectar a los privilegiados (¡a ver si se enojan!).

(ver la presentación completa en el número 59)

CR

Voto al aumento del ABL porteño como buena práctica urbana (o a su retraso como mala práctica...)

 

 

Ver los resultados y el desarrollo de los concursos ByMPUs anteriores en café de las ciudades:

Número 51 I Concurso de café de las ciudades
Génova moderna Buenos Aires tardo-borbónica I Premios cdlc a las Buenas y Malas Prácticas Urbanas 2006.

Número 39 I Concurso de café de las ciudades
Buenas y Malas Prácticas Urbanas del 2005 I Los resultados, las polémicas, las reflexiones.

Número 27 I Cultura de las ciudades
El más inmundo Cartel de Buenos Aires. I Un insulto de Ford a la ciudad, y la consiguiente creación del premio de café de las ciudades a las malas y buenas prácticas urbanas (a imitación de la Fundación para el Progreso de Madrid), siendo Ford y la Fundación El Ceibo los respectivos ganadores del 2004.

Política y Planes de las ciudades
El fuego fatuo del emergente periurbio y las luces del atardecer suburbano
Problemas metropolitanos y dilemas políticos I Por Artemio Pedro Abba

El tejido urbano del suburbio se constituía por una relación entre espacios adaptados y canales de movilidad (o de actividades localizadas y actividades de interrelación) que guardaba cierta familiaridad con el que se establece en el urbio pero de menor intensidad. La característica es que predominan los traslados que comienzan y terminan con tramos peatonales dentro del ámbito urbano público. En el periurbio lo dominante es la nueva relación entre ámbitos privados a través de movilidades no peatonales (predominantemente mediante el uso del automotor privado) generando patrones de espacio construido (espacios adaptados y canales) diferentes.

 
La naturaleza regresa a la ciudad
Planificación ecológica y participación de las comunidades en Venezuela I Por Sergio Laxalde

Una postura que hemos adoptado es ubicarnos explícitamente como intermediarios entre el Estado y la comunidad. Los investigadores latinoamericanos en Reforma del Estado vienen promoviendo hace tiempo una respuesta semejante a la pregunta: ¿en qué instancia se deben traducir las entregas sectoriales que hace el Estado (educación, deporte, vialidad, etc.) a las soluciones integradas que requieren las necesidades de la población (inequidad de oportunidades, aislamiento, deterioro del cuadro de vida, etc.) y exigen nuestros principios constitucionales (desarrollo sustentable, participación, transmisión del poder a las bases sociales)?

 
"Acordate que la tierra no es de nosotros..."
El mercado inmobiliario en las villas de Buenos Aires, según María Cristina Cravino I Por Marcelo Corti

El mercado no es abierto, porque se desarrolla especialmente al interior de comunidades, y no tiene necesariamente continuidad ni competencia con el mercado oficial, si bien ambos son paralelos y complementarios. Este mercado se explica también con las ideas de pacto, de legalidad alternativa o de mercado con reglas propias: un mercado racionado o restringido, en términos neokeynesianos. La autora apela a la imagen de "esferas separadas, aunque con fronteras difusas" y aclara que la dimensión de este mercado en Buenos Aires no puede asemejarse al de México o Brasil, donde aparece la figura del intermediario profesional o broker del mercado informal.

 
Buenos Aires 1536-2006
La Historia urbana del Area Metropolitana, por Margarita Gutman y Jorge Enrique Hardoy I Por Marcelo Corti

Las sucesivas etapas de la formación metropolitana son abordadas con precisión y buena síntesis informativa, relacionando las ventajas locacionales de Buenos Aires, los condicionantes económicos de su crecimiento, la interacción con el territorio nacional y las circunstancias más estrictamente urbanísticas del desarrollo metropolitano, en especial las vinculadas a los costos del suelo y los modos de producción del centro, los barrios y la periferia. Así discurren las etapas fundacionales, la displicente apatía colonial, los desarrollos republicanos, la “Gran Aldea”, la “París del Plata” y la conformación fáctica (pero no institucional) de la megaciudad actual.

 
Gobierno local, desarrollo y ciudadanía
De la pirámide y la división de competencias a la retícula y la convergencia funcional I Por Fabio Quetglas

Ese modelo, similar a una línea de montaje, donde se puede decir "fortalezcamos este eslabón", es un modelo que está cambiando; no porque lo decidió un teórico de la academia; sino por el impacto de las nuevas tecnologías en el Estado. Hay una creciente convergencia funcional, en la que cada vez se repiten más los esquemas como el siguiente: un nivel de gobierno crea un programa, otro nivel de gobierno califica los recursos y otro nivel de gobierno lo aplica. Es creciente este fenómeno de un nivel de gobierno que diseña o controla los estándares, o los financia, y otro nivel que se encarga de otro aspecto de su realización. Se rompe así la lógica de la división y se pasa a la lógica de la convergencia.

 
Los libros y la ciudad
De Buenos Aires al DF, la misma gramática maternal I Por Iván Peñoñori

Bajar al metro, en la Ciudad de México, se siente un poco a ser olvidado, a que nadie nos ve, a ausentarse. Es una estratagema que resulta. Y a pesar de que las estaciones sigan sembradas de gente, el vagón funciona como la antesala de la privacidad. Pasar del Zócalo capitalino a la soledad del cuarto, sin este interludio, resultaría un quiebre insoportable. En el metro existe una biblioteca gratuita dispuesta para el viajero. Se puede leer durante todo el trayecto. El metro carece de experiencia: nadie es mejor persona por haber viajado más en él, nadie se lleva un aprendizaje. Sin embargo los libros no vuelven, se extravían. México resulta el mejor lugar para leer literatura argentina.

 

Una denuncia sobre Ciudad Juárez y un análisis de la relación entre el voto y el territorio en la Argentina.

 

Acceso popular al suelo urbano en Argentina - Ciudad, periferia urbana y habitabilidad, coloquio en Bogotá - Cambio Climático y Energías Alternativas - Seminario Internacional de Ordenamiento Territorial, en Mendoza - Forma y Simetría - Mercados de Suelo Informales y Regularización de Tenencia, en Caracas - XII Seminario de Arquitectura Latinoamericana, en Concepción y Chiloé - Nuevos instrumentos de financiamiento y planificación - Seminario de Gestión democrática de ciudades - Argentina Urbana - Rutas de Aprendizaje, territorios rurales con identidad cultural en Perú, Ecuador y Chile - Maestría en Desarrollo Sustentable - Gestión Local del Hábitat, en Rosario - ¿Un mundo suburbano? - Gregotti y la extensión de Pudong, en Shanghai

 

 

> ACERCA DE CAFÉ DE LAS CIUDADES

café de las ciudades es un lugar en la red para el encuentro de conocimientos, reflexiones y miradas sobre la ciudad. No es propiedad de ningún grupo, disciplina o profesión: cualquiera que tenga algo que decir puede sentarse a sus mesas, y hablar con los parroquianos. Amor por la ciudad (la propia, alguna en particular, o todas, según el gusto de cada uno), y tolerancia con las opiniones ajenas, son la única condición para entrar. Hay quien desconfía de las charlas de café: trataremos de demostrarle su error. Nuestro café está en cualquier lugar donde alguien lo quiera disfrutar, pero algunos datos ayudarán a encontrarlo. Estamos en una esquina, porque nos gustan los encuentros, y porque desde allí se mira mejor en todas las direcciones. Tenemos ventanas muy amplias para ver la vida en las calles, y no nos asustan sus conflictos. Es fácil llegar caminando a nuestro café, y por eso viene gente del centro y de todos los barrios (sí alguien prefiere un ambiente exclusivo, que se busque otro lugar). No faltaran datos sobre cafés amigos, porque nos gusta andar de bar en bar: ¿cómo pedirle a los parroquianos que se queden toda la noche en el nuestro? Esa es la única cadena a la que pertenece el café de las ciudades: la de todos los cafés únicos e irrepetibles, en cualquier esquina de cualquier ciudad.

Marca en trámite
Editor y Director: Marcelo Corti
Diseño:
Laura I. Corti
Corresponsal en Buenos Aires: Mario L. Tercco

Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión del editor.
Al incluir un mecanismo de remoción, este material no puede considerarse spam.
Material protegido por la legislación autoral. Para su reproducción, consultar con el editor o con el autor en cada caso.
Copyright © 2002 - 2003 - 2004 - 2005
- 2006 - 2007 café de las ciudades para todo el material producido para esta edición