Montevideo; ciudad y territorio

Y adenda sobre un proyecto siniestro

Montevideo es la ciudad ideal para Levi Strauss. Digamos que la ciudad teje en forma muy coherente una trama de relaciones, tanto entre pequeños detalles entre sí como con los grandes temas urbanos. Relaciones que, más allá de las épocas y los estilos, a lo largo del tiempo terminan conformando un fuerte discurso unitario que, más que evitarla, se alimenta de una constante diversidad.

Creo que el origen de todo está en el soporte geográfico. La clave es el sencillo y contundente encuentro entre la horizontal de un mar-río infinito con unas suaves pendientes en tierra. Un horizontal contra una delicada ondulación. Estas ondulaciones conllevan una precisa identidad: son suaves pero distinguibles (con claridad) de la horizontal; también tan calmas y descansadas que no hay solución de continuidad entre ellas. En contraste con las costas argentinas, no solo son curvas en vertical sino también en planta, dando origen a bahías que empiezan y terminan.

La masa edificada a lo largo del tiempo sobre esta superficie ondulada la respeta absolutamente. Todas las calles y las veredas la replican punto a punto y el ajuste del acceso entre las parcelas individuales y el espacio público se realiza al interior de las parcelas particulares. Es notable como en ningún momento la ciudad modifica o perturba el perfil de equilibrio natural, logrando un agarre íntimo entre ciudad y suelo.

Montevideo es con claridad una lenta construcción colectiva, donde lo que prima, en acuerdo a las ideas de Joaquín Torres García, es la visión a ojo desnudo, superando la clasificación de los edificios según conceptos y estilos. La ciudad educa en una mirada respetuosa de las proporciones, tanto en los detalles como en los conjuntos, siendo altamente sensibles a las secciones áureas, que antes que nada son una relación entre componentes diversos. Antes que un estilo, un edificio es un hecho construido.

Es notable la estrategia, a lo largo de la historia de su desarrollo, de ocupación de las esquinas con edificios significativos que toman las dos cuadras; a su vez, este gesto se duplica en la manzana frentista por edificios similares pero nunca idénticos, generando una suerte de diálogo de canto y contra canto permanente. Por otro lado, la mayor altura de la esquina no afecta a los lotes intermedios.

La inteligencia colectiva aplicada a los componentes urbanos se extiende a las decisiones tomadas con respecto a los grandes temas. Así, las superficies de parque público se suman al área costera y al río a lo largo de una notable avenida costera que funciona como una gran colectora. A diferencia con Buenos Aires, ese contacto con el río es limpio y continuo a lo largo de todo su desarrollo, está exento de molestas intervenciones que impidan el permanente contacto con el horizonte. A su vez, el puerto, al estar lateralizado con respecto a las áreas centrales, consigue funcionalidad para ambos sectores.

En fin, es esta persistente subordinación de cada intervención individual al interés público y general la gran enseñanza de esta ciudad. Sólo una madura conciencia cívica puede generar estos resultados.

LEC, Bahía Blanca, 25 de septiembre de 2018

Adenda a junio de 2022

Un proyecto delirante amenaza esas bondades montevideanas que describí cuatro años atrás. En mayo de este año, el presidente Lacalle Pou aprobó un proyecto privado para construir una isla artificial de 36 hectáreas a 450 metros de la rambla de Punta Gorda.

El problema de Uruguay es que se convirtió en un enclave para operaciones inmobiliarias dirigidas a un objetivo ultra específico. Una clase alta-super alta básicamente internacional y claramente diferenciada de la vasta clase media uruguaya (esto se ve especialmente en Punta del Este). Este proyecto es un disparate: ese puente no verifica como medio de salida, en una emergencia queda todo el mundo atrapado.

Creo que estas operaciones inmobiliarias dirigidas a grupos tan segmentados trasladan su disociación del cuerpo social al territorio. Son operaciones ensimismadas, necesariamente desconectadas e indiferentes a los contextos preexistentes. En este caso, el planteo urbano es una metáfora perfecta de esta situación. El barrio cerrado con su cerca se reformula como isla. Pienso que esta situación de fragmentación social no es solo local, es global y abarca a la red de ciudades conectadas a escala mundial por este segmento social (con otras características, también en Caracas o la Habana existen áreas segregadas para sus nomenclaturas).

LEC

El autor es Arquitecto (UNLP, distinguido como Egresado Ilustre) y docente, con amplia participación en temáticas de planeamiento territorial. Ha obtenido numerosos premios en concursos nacionales. Recibió el Premio Trayectoria (2020) del Fondo Nacional de las Artes, Argentina.

De su autoría ver también entre otros textos en café de las ciudades:

    Número 111 | Cultura de las ciudades (I)
Un pequeño jardín | Microfísica de un lugar en Pehuen Co 

 Número 127 | Arquitectura de las ciudades
Última charla con Vivanco I Salvaje, y a mucha honra.

 Picasso y el pasado I De las cosas a la relación entre las cosas.

Número 148 I La mirada del flâneur
Centros y Afueras en la literatura argentina I Fronteras sin permiso, sin cielos protectores.

Número 197 I Cultura
Las casas I Una conexión con el planeta.

El país como proyecto I “El futuro no se predice, se construye”. Una propuesta para Bahía Blanca y el sudoeste bonaerense.

 

Sobre Montevideo, ver también entre otras notas en café de las ciudades:

Número 88 I Economía, Política y Cultura de las ciudades

El espesor del lugar: la falda del Cerro y el sector oeste de la Bahía de Montevideo I Logística y conformación del territorio I Por Lina Sanmartín Sangiao

Número 87 I Política de las ciudades (III)
Montevideo 2025 I El recurrente desafío de las tareas pendientes I Por Juan Pedro Urruzola

Número 67 | Lugares - Entrevista fotográfica
Sueño al Sur | Imágenes de un viaje a Uruguay | Mario Cerasoli

Número 56 | La mirada del flâneur
128 (del Parque Rodó hasta el Prado) | Una visión profunda de Montevideo. | Germán Garibaldi

Número 49 | Lugares
actitud Montevideo | Fotos de una bicicleteada rioplatense | Marcelo Corti

Número 46 | Planes de las ciudades
Alta simplicidad (I) | A propósito de la gestión. | Ramón Martínez Guarino

Número 47 | Planes de las ciudades (II)
Alta simplicidad (II) | A propósito de la gestión. | Ramón Martínez Guarino

Número 46 | Arquitectura de las ciudades
Le Corbusier: los viajes al Nuevo Mundo | Cuerpo, naturaleza y abstracción. | Roberto Segre

 

Pasado continuo

Sobre La ciudad latinoamericana, de Adrián Gorelik.

Marcelo Corti

Subsidiar energía o urbanizar barrios populares

¿Es posible este debate en Argentina?

Marcelo Corti

Parque Central Ferrocultural de Francisco Álvarez

Una nueva centralidad con calidad urbana y mezcla social.

Celina Caporossi, Marcelo Corti, Celeste Guerrero y Guillermo Mir

Geográfica y geométrica

Nueva mirada del flâneur (de la serie Territoriales).

Carmelo Ricot

Las autovías en la provincia de Córdoba

Una mirada desde la planificación territorial

SAPLAT Regional Centro

menu
menu