Las casas

Una conexión con el planeta.

1-Entorno

La casa se relaciona con una vereda, unos vecinos, un barrio, una ciudad. Pero su relación más importante la tiene con el planeta, este planeta. Una casa conecta a una familia con el planeta, con sus días y noches, sus estaciones, con sus ciclos y ritmos. Mi padre decía que si algo había viajado 149 millones de kilómetros como la luz del sol o 384.400 km como la luz de la luna para llegar hasta tu casa es de mala educación ignorarlo.

2-Casas y patio

En realidad los patios tienen casas, no son espacios sobrantes. La casa es algo que le ocurre a los patios. El lleno de la casa diseña, da forma y escala al vacío del patio. El principal material de la arquitectura es entonces la forma del aire. Ese vacío es el soporte de innumerables acontecimientos: uno de gran importancia, como dijo Borges, es el de encauzar el cielo, encontrar el sentido preciso que tiene ese cielo (esa lluvia, ese granizo, esa noche) para esa casa.

La casa es mirada pero a su vez mira Es como un aparato óptico: mira de cerca o de lejos, oculta, recorta, separa un primer plano de una visión panorámica o las superpone. También es un telescopio. Hace que la luna a 380.400 km de distancia entre a tu dormitorio.

3-Casas y función

Una función es un acto que tiene un fin, ocurre en un espacio con medios y dimensiones adecuado, en un tiempo dado y en un orden de realización actuado por ciertas personas.

Interiorizar estas cinco dimensiones de las funciones hasta manejar hasta el último detalle es imprescindible para poder proyectar. Paradójicamente, cuanto más se tomen en cuenta estas dimensiones, mayor será la libertad para pensar el proyecto.

4-Casas y cosas

La casa no solo alberga personas sino también una notable cantidad y variedad de cosas: utensilios diversos, equipamientos, artefactos, mobiliario, vestuarios, alimentos, libros, vehículos, climatizadores,  herramientas,partes de componentes deteriorados, residuos de todo tipo, instrumentos musicales, cuadros, recuerdos huéspedes vivos vegetales y animales. Así como la complejidad de una familia queda envasada en espacios convencionalmente llamados dormitorio principal, dormitorio secundario, estar, al guardado de este notable universos de cosas se lo intenta resolver con componentes tales como “placares” o “roperos”.

5-Casa y familia

Una familia ocurre en el tiempo: una persona es bebe, niño, adolescente, adulto para luego ingresar en esa extraña categoría de adulto mayor. En poco más de una década una persona pasa de gatear a tocar la batería. Estas transformaciones no pueden contenerse en las categorías convencionales: viviendas de uno dos o tres dormitorios que pertenecen más al mercado que a la disciplina arquitectónica. Hay que recuperar los valores de uso desplazados por la inercia de los valores de cambio..

6-Construcción

Las casas (la arquitectura) es el resultado de procesos de producción.(materias primas, herramientas, manos de obra). La primera parte del trabajo es intelectual: todo se inicia pensando, ese pensar continua luego apoyado por el uso de modelos de representación a escala y de otras herramientas, o bien directamente pasando del pensamiento a la obra real. Como toda tarea intelectual, posee una clara racionalidad propia; sin embargo, también se comporta como una “caja negra “inabordable”. La razón es clara: no existen dos personas iguales.

La característica más importante del proyecto es que va a ocurrir en el futuro. Ante cada proyecto la hoja esta nuevamente en blanco. Estamos ante una enorme oportunidad: todo es posible más allá de lo conocido y de los condicionamientos porque proyectar es precisamente saber utilizarlos como materia prima. La ley de la gravedad no es una dificultad, es solo un insumo. El proceso continúa con su materialización efectiva: ahora la materia prima, las herramientas y la mano de obra son reales. Dos aspectos son importantes: uno, el Proyecto debe diseñar no solo el objeto a materializar sino también su propio proceso de construcción: debe determinar el qué, el cómo, el cuándo, el con quienes y el orden de ese proceso. Estos procesos que desaparecen una vez terminada la obra son sin embargo esenciales. Es el caso de los puentes: sin proyecto de construcción no hay puente.

Dos: hay otro aspecto también invisibilizado en las tareas del proyecto y es el que se relaciona con las consecuencias sociales de la producción. Un proyecto puede necesitar mano de obra que requiera o no destrezas locales, puede usar materiales importados o de la región, insumos que generen o no emisiones con impacto ambiental.

 

7-Casas y cine

El cine y la arquitectura ocurren en el tiempo. Esto hace que la experiencia arquitectónica, como el cine, sea inabordable por la fotografía. La promenade arquitectónica y el traveling fílmico estructuran recorridos ordenados como relatos: cada secuencia diseña sus vínculos al interior del mismo.

8-Casas y carácter

Un discurso puede ser burocrático u original altisonante o respetuoso, ampuloso o espontaneo. Una casa NO es ni una oficina pública ni un monumento. Lograr una escala y un carácter domestico con naturalidad es una difícil tarea. La casa debería emitir mensajes tan sencillos como el que usa la familia para comunicarse entre sí.

9-Público y privado

Hay pares inescindibles, como llenos y vacíos o público y privado. Antes que establecer una oposición, definen una relación donde cada término es la perfecta contraforma del otro. Ocurre con otros pares similares como colectivo-individual, general-específico, objetivo-subjetivo. Estos “in between” recorren todas las escalas del proyecto, desde la casa y el barrio hasta las internas entre el grupo familiar completo y cada individuo. Estos espacios que superponen el estar adentro y el estar afuera, lo que se comparte entre el individuo y lo que es del colectivo, están invisibilizados: los retiros de la línea municipal o los tanques de agua visibles desde la calle, ¿son públicos o privados?

 10-Casa y escalas

Una escala es la distancia de un observador con relación a un objeto. Una casa declina todas: desde la relación inmediata y táctil con sus componentes ásperos o lisos a las visuales desde largas distancias. Cada escala define un posible nivel perceptivo y cognitivo que DEBE ser contemplado a la hora del Proyecto. Cada escala requiere ideas específicas que deben tener respuestas: si se piensa una casa solo 1 en 200 siempre estaremos a doscientos metros de los problemas. Una casa se raja en 1:5.

LEC

El autor es Arquitecto (UNLP) y docente. Ha obtenido numerosos premios en concursos nacionales. Recibió el Premio Trayectoria (2020) del Fondo Nacional de las Artes, Argentina.
Las fotos que ilustran esta nota son de casas proyectadas por el autor.

De su autoría ver también entre otros textos en café de las ciudades:

 Número 95 | La mirada del flâneur
Sueños del Bocha | Formas, explicaciones y olvidos.

   Número 111 | Cultura de las ciudades (I)
Un pequeño jardín
 | Microfísica de un lugar en Pehuen Co 

 Número 127 | Arquitectura de las ciudades
Última charla con Vivanco I Salvaje, y a mucha honra.

 Número 135/136 | Cultura de las ciudades
Borges y la arquitectura I Patrones, modelos, objetos y la eterna discusión de dos filósofos…

 Número 138/139 | Cultura de las ciudades
El fin de Macondo I Algunas hipótesis controversiales sobre Cien años de soledad.

Número 142-143 I Cultura de las ciudades
Territorios siniestros (el sitio no miente) I Cine, series, psico-geografía y Borges.

 Número 144-145 I Cultura de las ciudades
Picasso y el pasado I De las cosas a la relación entre las cosas.

Número 148 I La mirada del flâneur
Los dibujos de Luis Díaz I Dibujamos para recuperar algo ausente.

Número 188 I Cultura
Centros y Afueras en la literatura argentina I Fronteras sin permiso, sin cielos protectores.

Número 197 I Cultura
Cine y memoria I El recuerdo del detalle. Luis Elio Caporossi

 

Humedal; Periurbano

“Demorar la mirada en el verde y agudizar los oídos”.

Laura Alcalá

Personas en situación de calle en la ciudad de Buenos Aires. 2016-2021

Empobrecimiento y vulnerabilidad.

Verónica Paiva

Villas en Dictadura

Córdoba, Rosario y Buenos Aires.

Valeria Snitcofsky

Segunda Terquedad del Centro

Una mirada arrabalera a Buenos Aires.

Mario L. Tercco

La amistad ferroviaria

Nueva mirada del flâneur.

Carmelo Ricot

menu
menu