Ciudad anfibia. Un fantasma recorre las calles vacías del centro de Buenos Aires.

Un fantasma recorre las calles vacías del centro de Buenos Aires. Deambula sin apuro contando carteles de locales cerrados. Dobla en una esquina y después en otra. Pierde la cuenta, la deriva es total. Se vuelve hacia observar cómo animales y plantas tímidamente se le vuelven a animar al espacio que una vez fue suyo. Por primera vez la humanidad es, al menos por un rato, un poco más espectadora y menos protagonista. Los post humanos miramos por nuestras ventanas un momento histórico y suspiramos quizás al unísono por la decepción colectiva de que el fin del mundo es un embole. Un enigmático bichito cambió la vida en la tierra para siempre. El fantasma del teletrabajo se fuma un pucho por calle Corrientes mientras contempla las caras desteñidas de la farándula Argentina en los carteles de los teatros. Llega a la Avenida 9 de julio y se prende otro cigarrillo parado enfrente del McDonalds. Lo invade un sentimiento de nostalgia cuando se da cuenta que el paisaje pre-civilizatorio de los hinchas de Boca apedreando el local está en peligro de extinción. Recuerda por última vez el sonido del “dale bo!” mezclado con vidrios rotos y olor a choripan. Finalmente apaga el pucho que no llega a terminarse, tira el atado con algunos cigarrillos todavía adentro, y se acomoda en un banco del metrobús como quien sabe que tiene para rato, quizás, para siempre. Lo que entendíamos como vida, hoy es una mamushka: nuestro frágil espacio psíquico, encerrado en la vida doméstica y preso entre las paredes que cierran nuestro hogar. Primero fuimos camello, después fuimos león para después ser niño, dijo Nietszche a fines del S XIX. Pero se equivocaba. Primero fuimos simios y después topos para finalmente devenir en un anfibio migrante pos humano que huye de sus departamentos y vuelve al campo a buscar realización y wifi. La ciudad Anfibia es el elefante en la habitación de la coyuntura global de la que tenemos que hacernos cargo.

Maximiliano Guglielmetti. Buenos Aires. Estudiante de arquitectura (UBA)

 

menu
menu