Santa Fe arde

Desigualdad social y polarización territorial.

La ciudad de Santa Fe no resulta ajena a los efectos de la desigualdad social y polarización territorial, como consecuencia del proceso de reestructuración económica y política que tuviera lugar en la Argentina desde finales del siglo XX, efectos que se han agravado en los últimos años.

Gráfico NBI de la ciudad de Santa Fe. Fuente: Elaboración propia a partir de información del CNPHV (2010) y la MCSF-BCSF (2016).

 

Esta fragmentación socio-urbana se evidencia principalmente en la cobertura y acceso a los servicios básicos. En este sentido, y dado que en muchos sectores el crecimiento urbano se concretó sin la debida planificación urbanística y acompañamiento de políticas públicas, distintas zonas de la ciudad carecen de la infraestructura básica que permita acceder a ellos. Es importante tener en cuenta que entre 1991 y 2010 la ciudad de Santa Fe creció un 12 % en habitantes pero un 48 % en superficie (Secretaría de Asuntos Municipales de la Nación, 2015). En consecuencia se tendrían que haber ampliado las redes de infraestructura en ese mismo porcentaje para absorber un crecimiento real de la población cuatro veces inferior. Resulta evidente que durante ese periodo no se construyó toda la infraestructura necesaria, lo cual resulta un desafío casi imposible de alcanzar si no se ponen en juego variables que promuevan un modelo alternativo de urbanización.

Gráfico crecimiento de la ciudad de Santa Fe. Fuente: UTDT –CIPUV, Centro de Investigación de Políticas Urbanas y de Vivienda, Atlas de Crecimiento Urbano (2013).

 

Barrios populares y acceso a los servicios básicos

En la Argentina, a partir de la entrada en vigencia del decreto 358/2017, se considera barrios populares a aquellos “comúnmente denominados villas, asentamientos y urbanizaciones informales que se constituyeron mediante distintas estrategias de ocupación del suelo, que presentan diferentes grados de precariedad y hacinamiento, un déficit en el acceso formal a los servicios básicos y una situación dominial irregular en la tenencia del suelo, con un mínimo de ocho (8) familias agrupadas o contiguas, en donde más de la mitad de sus habitantes no cuenta con título de propiedad del suelo, ni acceso regular a al menos dos (2) de los servicios básicos (red de agua corriente, red de energía eléctrica con medidor domiciliario y/o red cloacal)”. La Ley 27453 en su artículo 1° define como 'Barrio Popular' a aquel con las características definidas en el capítulo XI del decreto 2670 del 1° de diciembre de 2015, que es incorporado por el artículo 1° del Decreto N° 358/2017.

En este sentido, se estima que en los 52 barrios populares de la ciudad viven aproximadamente 12.720 familias. Si se considera la media de personas por familia en barrios populares (3,11 para el departamento La Capital de la Provincia de Santa Fe) el total de personas asciende a casi 40 mil. Asumiendo que la población en la ciudad alcanza los 420.236 habitantes (MCSF-BCSF, 2017), podemos estimar que 1 de cada 10 santafesinos vive en barrios populares, en coincidencia con la media nacional. A su vez, considerando que en la provincia de Santa Fe son municipios todos aquellos centros urbanos que tengan una población mayor a 10 mil habitantes, podemos tener una real dimensión de lo que significan 40 mil personas viviendo en barrios populares.

Gráfico barrios populares de la ciudad de Santa Fe. Fuente: Elaboración propia a partir de información del ReNaBap, 2016.

Gráfico de asentamientos informales de la ciudad de Santa Fe. Fuente: MCSF-BCSF, 2011.

 

Es importante destacar que en los últimos informes municipales oficiales las zonas que abarcan asentamientos informales reconocidos sólo incluyen 29 (MCSF-BCSF, 2011), muy lejos de los 52 existentes. Por otro lado, dada la gran disparidad de familias que habitan cada barrio no basta con considerar a los mismos en forma unitaria. De acuerdo con esto, si bien el distrito Noroeste tiene la mayor cantidad de barrios populares de la ciudad, alcanzando un total de 16, en los 11 barrios populares de La Costa habitan 749 familias más. Asimismo, el barrio más poblado es Alto Verde, con más de 3.000 familias y el menos habitado es el barrio ubicado en Av. Peñaloza y R. Martínez con 9 familias. Esta realidad vuelve imprescindible que el análisis de los barrios populares en nuestra ciudad sea realizado no sólo en a partir de su cantidad, sino también en relación al número de familias que los habitan y su distribución por distritos. La posibilidad de agruparlos permite considerarlos en conjunto con otros indicadores (NBI, viviendas precarias, etc.).

Gráfico barrios populares por distrito de la ciudad de Santa Fe. Fuente: Elaboración propia a partir de información del ReNaBap, 2016.

Gráfico familias en barrios populares por distrito de la ciudad de Santa Fe. Fuente: Elaboración propia a partir de información del ReNaBap, 2016.

 

Considerando el acceso a los servicios básicos en relación a la cantidad de familias la situación es similar en el conjunto de los barrios. En cuanto al acceso al agua es mayoritariamente por medio de una conexión irregular a la red pública (61,78%). Respecto de la energía eléctrica, las conexiones irregulares son predominantes (62,34%), seguidas por las conexiones con medidores domiciliarios (35,61%) o comunitarios (2,04%). Si se considera las familias agrupadas por distrito, en La Costa prevalecen las conexiones a la red pública con medidores, mientras que en resto las conexiones irregulares. En lo referido a la energía para cocinar predomina el gas en garrafa (96,97%) y minoritariamente la energía eléctrica (2,75%) o la leña (0,28%). A su vez, la mayoría de las familias calefaccionan sus viviendas mediante el uso de energía eléctrica (8,.84%). La eliminación de excretas se produce casi en su totalidad por medio de desagüe sólo a pozo negro o excavación a tierra (87,68%) o desagüe a cámara séptica (10,43%).

 

Integración socio-urbana de los barrios populares

Los barrios populares surgen como una contestación rebelde a necesidades insatisfechas. No son otra cosa que la consecuencia directa del fracaso de políticas neoliberales y un sistema económico que sólo ofrece respuestas habitacionales a quienes son capaces de acceder a las mismas por medio de una lógica de mercado restrictiva y excluyente. Integrarlos y regularizarlos, en tanto posibilidad de ejercer derechos fundamentales, no promueve la formación de nuevos barrios populares, lo que los estimula es no atacar las causas profundamente injustas por las cuales se crean. Está demostrado que cualquier solución posible no pasa por la criminalización de la pobreza o la segregación urbana, que se presentan como políticas persistentes, sino a través de una reforma urbana capaz de superar el mercado, las leyes sagradas del valor de cambio, el dinero y el lucro privado, y definir el lugar de esta posibilidad: la ciudad como valor de uso en la cual prevalezca su función social.

GS

El autor es arquitecto, graduado de la Universidad Nacional del Litoral (2017).

Sobre la Ley 27453, RÉGIMEN DE REGULARIZACIÓN DOMINIAL PARA LA INTEGRACIÓN SOCIO URBANA o de Barrios Populares, ver las notas de Cristina Cravino y Fabio Quetglas en nuestro número 163/4.

Sobre la reforma urbana en Argentina, ver la Declaración en el número 36 de café de las ciudades.

 

Fuentes de información

Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas (2010), INDEC.

Atlas de crecimiento urbano (2013). UTDT–CIPUV, Centro de Investigación de Políticas Urbanas y de Vivienda, Atlas de Crecimiento Urbano.

Financiamiento de infraestructura urbana. Criterios para un modelo de gestión público-privado (2015). Secretaria de Asuntos Municipales. Ministerio del Interior y Transporte.

Relevamiento de asentamientos informales (2016). ONG Techo.

Santa Fe cómo vamos 2008-2011(2012). Publicación de la Municipalidad de la ciudad de Santa Fe y la Bolsa de Comercio de Santa Fe. Ediciones UNL

Santa Fe cómo vamos 2012 (2013). Publicación de la Municipalidad de la ciudad de Santa Fe y la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Santa Fe cómo vamos 2015 (2016). Publicación de la Municipalidad de la ciudad de Santa Fe y la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Santa Fe cómo vamos 2016 (2017). Publicación de la Municipalidad de la ciudad de Santa Fe y la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

 

 

 

¿Para quién es Londres?

Sobre Big Capital, de Anna Minton.

Marcelo Corti

Respuestas habitacionales y oportunidades laborales

Experiencias dentro del Programa de Mejoramiento de Vivienda en el Barrio 31.

Matthew Jeffrey Toland

Hacia ciudades sostenibles, ¿cuestión de fe?

Un debate en términos de derechos.

Eva García Chueca

Declaración contra la iniciativa de ley sobre integración social y urbana

“Detrás de un conjunto de premisas correctas se esconde una nueva incongruencia política”.

Comité de Hábitat y Vivienda del Colegio de Arquitectos de Chile

Elecciones municipales

Sobre verdades, mentiras y la construcción de la realidad

Carola Inés Posic

menu
menu