AÑO 8 - NUMERO 86 - Diciembre 2009

Imprimir

 

Concurso de café de las ciudades

Buenas y Malas prácticas urbanas 2009

Todas las propuestas: se vota hasta el 30 de diciembre


Ver la convocatoria al Concurso de Buenas y Malas Prácticas Urbanas 2009 de café de las ciudades:

Hasta el 30 de diciembre pueden votarse las prácticas físicas, sociales, culturales, económicas y/o políticas relacionadas con la ciudad y, en un sentido más amplio, el territorio, presentadas a la edición 2009 de nuestro concurso. En ocasiones, las buenas y malas prácticas son aciertos o errores aislados, episodios de talento o torpeza. Pero en esta convocatoria quisiéramos también profundizar la mirada sobre los marcos de pensamiento y gestión urbana que explican y sostienen esas prácticas.

Para votar, enviar un mensaje a cartas@cafedelasciudades.com.ar



  ·    Parque de la Memoria, sobre el Río de la Plata

Propuesto como buena práctica urbana por Inés Ambrosino

 

Quedé impactada al recorrer el parque y entiendo que no es un sitio demasiado difundido y que se valorice como corresponde.
Recordar es un proceso de aprendizaje, un fenómeno cultural expresado por individuos en un grupo social determinado. La importancia fundamental del recuerdo radica en su poder para definir la identidad y la conducta de un pueblo. La memoria tiene efectos actuales y determina la relación con el futuro.
El Parque de la Memoria es una extensión de 14 hectáreas ubicada en la franja costera del Río de la Plata, un nuevo paseo público pegado a la Ciudad Universitaria. Cuenta con un centro de información e interpretación destinado a recuperar la memoria acerca de quiénes fueron los desaparecidos y los asesinados por el terrorismo de Estado desde 1969 hasta 1983. Un grupo de esculturas distribuidas a lo largo del Parque apunta a generar la reflexión de los visitantes en torno al pasado reciente. Doce de ellas fueron elegidas mediante Concurso Internacional en el que se presentaron más de 600 proyectos, provenientes de 44 países.
Este sitio es el primer parque memorial de la Argentina y de la región dedicado a la memoria. Contiene hasta la fecha los nombres de 8.718 personas, colocados por año de desaparición o muerte en orden alfabético, y da testimonio del más oscuro período de la historia argentina. Un recorrido en rampa procesional, lleva al encuentro con los nombres que se asientan sobre estelas de pórfido patagónico, a lo largo de un trayecto que comienza en una de las plazas y termina en la rambla, sobre el río.
Creo que se encontró un equilibrio entre el paisaje natural y la presencia de la ciudad (infraestructuras, usos recreativos, arquitectura, paseos públicos).Transitar por sus caminos internos, le  otorga vida y presencia a un rincón de la Ciudad que inspira, ante todo, respeto

 Voto al Parque de la Memoria como buena práctica urbana

 

·    Colony Park, en Tigre

Propuesto como mala práctica urbana por Ernesto Capdevila

Alteración del régimen hídrico, el sistema de humedales y la diversidad biológica del Delta del Paraná. Agresión a servicios ambientales esenciales para la metrópolis bonaerense. Privatopía de la peor especie, basada en la segregación clasista y el consumismo irresponsable. Escasa o nula transparencia administrativa; invasión, maltrato social y persecución a los isleños. ¡Pocas veces un proyecto es tan claramente repulsivo desde cualquier punto de vista del que se lo mire!

Voto al Colony Park como mala práctica urbana


  • Centro Histórico de Quito

Propuesto como buena práctica urbana por Carola Inés Posic

Estamos de acuerdo en que las ciudades son del habitante pero, ¿son también del visitante...? Las capitales del mundo, de la mano de las virtudes de la globalización, parecen tener un nuevo rol con beneficios crecientes: ser destino de una población visitante en aumento. Del city-marketing al turismo-plaga. De la ciudad habitada a la ciudad museo. Cual zombies de alguna película de Romero, las ciudades y especialmente sus centros históricos son invadidas por ejércitos de turistas. Las legiones de fotógrafos amateur -muy lejos de los viajes iniciaticos y formadores del siglo pasado- cuyo único objetivo aparente es aumentar las filas de las comunidades virtuales- Facebook, Fotolog, etc.- engrosan a su vez las arcas de las administraciones locales.
Los planificadores urbanos, entre tanto, se debaten entre las contradicciones capitalistas y la necesidad de buenas políticas públicas. Si por un lado someten a una dura crítica a todas aquellas políticas ligadas a incentivar el turismo, por el otro recomiendan muchas veces acciones equivalentes con la ilusión de incorporar a las ciudades a los codiciados rankings de las llamadas "ciudades globales".
El centro histórico de Quito parece resumir todas estas paradojas. ¿Buena o mala práctica urbana? Desde la experiencia del visitante, hay ciudades que se presentan complejas e inaccesibles, mientras que otras resultan amables y generosas; en esta última categoría se encuentra Quito. Ciudad que inspira a adjetivar y ponderar: diversa, múltiple, entramada; si una ciudad se puede medir por la oferta y el uso de sus espacios públicos, entonces, Quito y su centro histórico califican alto. Plazas, calles, edificios y naturaleza conforman una "unidad heterogénea", al igual que su gente. El pueblo -y no hay una palabra mejor que resuma al quiteño- no "usa" el espacio público: "lo habita"; pasea, mira y es mirado, es público ávido de los espectáculos callejeros, visita sus museos y profesa con devoción su fe ancestral. Las distintas pero continuas políticas públicas desde que fue declarado Patrimonio de la Humanidad han arrojado conclusiones dispares; sin embargo, para el visitante/observador ajeno a las estadísticas, el Centro Histórico se nos presenta como un ámbito vivo, potente, soporte capaz de incentivar todavía los múltiples intercambios culturales que lo caracterizan, incluyendo al visitante.

Voto al Centro Histórico de Quito como buena práctica urbana

  

  • “El mamotreto ciudadano” de Mar del Plata

Propuesto como mala práctica urbana por Darío Zelaya

 

¿Hasta cuándo deberemos soportar estas atrocidades sin ton ni son? Por la bella “Perla del Atlántico”, como los antepasados turistas marplatenses bautizaron nuestra pintoresca ciudad, caminando por la calle Güemes (devenida en especie de revolución inmobiliaria, divagando entre la especulación de unos, el paseo comercial y la vidriera de algunos y la necesidad de otros) que fuera propuesta para peatonalizar, nos encontramos con esta “práctica arquitectónica”, que parece ser un hotel fuera de contexto urbano.

Este aparato sin escala arquitectónica, fuera de escala urbana y peatonal, con mezclas de estilo que lo dejan fuera del tan afamado “pintoresquismo” marplatense (del clásico, del neoclásico, del movimiento moderno, del posmoderno, del contemporáneo y podría seguir enumerando estilos y/o tendencias y no encontrar en que lugar encuadrarla…) descansa sobre una arteria tan querida por el marplatense y todos los que pasean por ella. Luego de haber sido cuna de proyectos arquitectónicos de profesionales como Antonio Bonet o Amancio Williams, me cuesta pensar que un profesional del ramo proponga estas cosas fuera de contexto y uso en un paseo comercial tan tradicional de la ciudad. El que conoce y pasea por la ciudad ve la proliferación de estas COSAS fuera de contexto y estilo. Creo que así la ciudad y la arquitectura caminan para atrás...

Voto al mamotreto ciudadano de Mar del Plata como mala práctica urbana

 

  • Deterioro del Edificio Movimiento, en Buenos Aires

Propuesto como mala práctica urbana por Rubén Ayala

Construido para la empresa de Correos y Telecomunicaciones a principios de la década de 1950, este conjunto proyectado por los arquitectos Augusto Gaido, Angel Gallardo, Roberto Páez y Francisco Rossi sintetiza rasgos del lenguaje arquitectónico moderno que remiten alternativamente a Le Corbusier, la Bauhaus y el Constructivismo. Está compuesto por dos volúmenes principales contrapuestos entre sí: un edificio de oficinas de 12 pisos de altura y un edificio de estacionamiento en forma de rampa continua, instalados en una manzana entre Retiro y Puerto Nuevo, en terrenos de relleno.

Actualmente sobrevive en pésimas condiciones de mantenimiento, ocupado por depósitos postales y una concesionaria de automóviles, y reducido a la condición de soporte de publicidad (otra “hazaña” del Cartel de Buenos Aires…). Como mucha otra arquitectura moderna de gran calidad urbana y constructiva, está fuera del interés de las corrientes preservacionistas, aunque por su impronta urbana, la original resolución estructural de los ingenieros Guttero, Rosauer y Springer y la calidad de su factura arquitectónica debería ser considerado como edificio de interés patrimonial y (¿por qué no?) catalogado.

Voto al deterioro del Edificio Movimiento como mala práctica urbana

 

  • Paseo Buen Pastor, en Córdoba

Propuesto como buena práctica urbana por Carola Inés Posic

 

En el corazón de la capital cordobesa funcionaba una cárcel de mujeres. El edificio fue refuncionalizado y sus componentes patrimoniales fueron preservados para generar un centro cultural y recreativo en el que se rinde homenaje a las mujeres que sufrieron la cárcel injusta de las dictaduras. El mayor acierto es la oferta de espacio público en un punto de articulación entre el centro de la ciudad y el barrio Nueva Córdoba, con su alta densidad. Por localización y por su carácter lúdico, se ha convertido en un lugar de referencia a escala urbana, muy apropiado por un público entusiasta y muy diverso.

Voto al Paseo Buen Pastor como buena práctica urbana

 

Propuesto como buena práctica urbana por Carmelo Ricot

 

La Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos de la U. Católica de Santiago funciona en el Campus Lo Contador, Barrio Pedro Valdivia Norte (Providencia). Se accede por una antigua finca rural cuyos orígenes se remontan a fines del siglo XVIII. Un patio de dimensiones generosas (casi una plaza) y vegetación sabiamente dispuesta, rodeado de galerías y, hacia el norte, flanqueado por el Cerro San Cristóbal, organiza y a la vez distiende la espacialidad del conjunto. La “Casona” convive armoniosamente con edificios contemporáneos como el Pabellón diseñado por Alejandro Aravena y Lorena Andrade y el magnífico Auditorio y Centro de Documentación Sergio Larrain García-Moreno, de Teodoro Fernández, Cecilia Puga y Smiljan Radic, desarrollado en un “túnel” conectado al cielo y a la luz por un patio excavado.

El Campus Lo Contador resulta así un conjunto de arquitecturas diversas que componen una atractiva pieza urbana, un lugar ideal para la formación de profesionales sensibles y cuidadosos de la ciudad.

 Voto al Campus Lo Contador de la PUC como buena práctica urbana

 

  • Grafittis en Valparaíso

Propuestos como buena práctica urbana por Alexis González

 

En una ciudad donde lo inestable es la regla, el arte mural introduce efímeros momentos de lo inmutable. Crítica social, ironía, costumbrismo o puro placer estético, los grafittis de Valparaíso dialogan con calles en pendiente y con arquitecturas imposibles, y amplían la experiencia de una ciudad “hundida para arriba”.

 Voto a los grafittis en Valparaíso como buena práctica urbana

MC

 

Ver los Premios ByMPUs 2004-2008 de café de las ciudades.