> AÑO 3 - Marzo 2011
Artículo en PDF INICIO >
Habitar de nuevo, volver a habitar
Exposición "ReHabitar" en nueve episodios

"Habitar de nuevo, volver a habitar, volver a usar de la manera más simple, desinhibida y verdadera, con la seguridad de que los espacios que habitamos, más que someterse a reformas, deben reformar el modo de usarse. Considerar habitar como un gesto amplio que contiene todos los usos de la arquitectura".

Esta es la reflexión central que agrupa una serie de 9 exposiciones (9 episodios), que organizadas por el Ministerio de Vivienda entre 2010 y 2011 tiene lugar en las salas de la Arquería de Nuevos Ministerios, en Madrid. El diseño y el contenido de las nueve muestras que vienen siendo realizadas por el equipo de Habitar (*), plantea nuevos enfoques hacia una revisión de la "habitabilidad" de la ciudad, desde la arquitectura, y que queremos destacar aquí.

La primera por ejemplo, revisa los factores que han determinado nuestra forma de hacer viviendas hasta ahora y plantea sacar provecho a un parque ya edificado que parece aún capaz de ofrecer viviendas como si fueran nuevas. Rehabitar es, ante todo, aprovechar lo que tenemos, tal como sugiere la comparación de la arquitectura doméstica con la cocina de Ángel Muro, el autor de El Practicón. Tratado completo de cocina al alcance de todos y aprovechamiento de sobras. En este sentido, aprovechar las sobras en el campo de la edificación, parece adquirir una relevancia innegable en un momento como el actual, en el que voces autorizadas proponen un sereno decrecimiento opuesto al descontrolado desarrollo que hemos visto en algunos casos en nuestro país.

Este primer episodio de Rehabitar es una exposición de arquitectura casi sin arquitectura, que pone el énfasis en las personas en tanto que habitantes, reuniendo un conjunto heterogéneo de objetos, imágenes, fotografías y dibujos colgados en las paredes de unas salas inventadas con cartón. Escenas con personas, rostros, pero también noticias, anuncios, recetas y algún que otro reportaje, es lo que se reúne en esta primera muestra para explicar qué significa Rehabitar y, especialmente, qué sentido adquiere en el momento actual esta palabra. Una exposición con pocos edificios, planos o maquetas que, sin embargo, al recorrerla, trasmite arquitectura por los cuatros costados.

La antesala del recinto expositivo propiamente dicho, muestra una gran pizarra con un dibujo de un cangrejo ermitaño y un texto escrito a mano. Es una primera y sorprendente declaración de intenciones, tanto en la forma como en el contenido. A continuación, cuatro estancias que simulan las habitaciones de una casa en estado de abandono, expresan el carácter doméstico de la exposición, con cuadros colgados en las paredes, ventanas por las que entra la luz, puertas entreabiertas y taburetes que los visitantes pueden mover para sentarse y leer con tranquilidad los textos que acompañan a todo lo expuesto. Estos textos, algunos escritos a máquina y otros a mano, a modo de graffitis, constituyen la clave para entender cuáles son las reflexiones que se encuentran detrás de la elección y combinación de las imágenes y objetos que cuelgan o que se insertan en las paredes.

Las cuatro estancias, que pueden ser recorridas en un orden indistinto, exponen, entre otras cosas, noticias de prensa relacionadas con la sobre-construcción de los últimos años, el sesgo demagógico que adquiere un determinado discurso sostenible o la tendencia a desechar lo viejo o lo ya existente; fragmentos de película y hasta el diorama de un belén que explican cómo la presencia humana altera radicalmente los espacios, haciendo que adquieran todo su sentido; grabados de arquitecturas históricas, como el del anfiteatro de Arlés convertido en una ciudad fortificada, o una pecera con un cangrejo ermitaño, que muestran cómo se aprovechan estratégica y materialmente las preexistencias para usos distintos a los originales; o recetas de cocina presentes en el libro El practicón, de Ángel Muro, y recetas de arquitectura que anuncian los contenidos las futuras exposiciones.

Las ocho siguientes exposiciones, de carácter y formato diversos, ubicadas en distintas salas de Arquerías, desgranarán otras tantas aproximaciones a la idea de Rehabitar y permitirán, entre otras cosas, conceder una segunda oportunidad a los muebles; revisar la habitación de alquiler como extensión variable de la casa; abrir alguna puerta más entre las piezas de una misma vivienda o una segunda entrada; poner una mesa en la cocina para incitar cambios en su uso; disolver la hegemonía de la sala de estar; reanimar la calle ralentizando el movimiento y domesticando las plantas bajas; o pensar en balcones o cubiertas como habitaciones exteriores. En definitiva, estas exposiciones que abordan el Rehabitar, plantean cómo interrogar de nuevo la casa, subvirtiendo el uso que hacemos de ella para infundirle nueva vida.

Finalmente, los visitantes de ésta y de las siguientes muestras, pueden expresar sus opiniones en un libro de visitas que forma parte del blog de Rehabitar, que ha sido puesto en funcionamiento como medio complementario de divulgación de los contenidos de cada una de las exposiciones.

- Ver catálogo

- Consultar las exposiciones


(*) Grupo de investigación de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), dirigido Xavier Monteys, desde el Departamento de Proyectos Arquitectónicos.

 > EN ESTE NÚMERO:
> Editorial
> Habitabilidad y calidad de vida
> Infraestructuras y medioambiente
> Habitar de nuevo, volver a habitar
> El reto de otro modelo urbano para una ciudad sostenible: el barrio-ciudad
> Historia natural de la urbanización
> Noticias
> Presentación